Psicología de la Imagen

Nuestra imagen personal  no está relacionada solamente a nuestra apariencia,  abarca también nuestra forma de expresarnos y relacionarnos en nuestro entorno. La imagen personal  no solo refleja nuestras características físicas sino que también nuestras actitudes hacia las personas con las que interactuamos de manera personal o profesional. Proyecta la personalidad por eso se dice que es nuestra “carta de presentación”.

Por medio de nuestra  vestimenta, movimientos o gestos, podemos estar transmitiendo mucho más  de lo que imaginamos, como también  causar una buena impresión o demostrar total apatía. Por este motivo, es importante que el aspecto físico se complemente con un correcto vestuario,  recursos de lenguaje, cuidado de los gestos, correctas expresiones y especialmente, una correcta autoestima.

Para comenzar a manejar nuestra imagen personal de forma  más objetiva, podemos implementar algunas claves básicas de la imagen integral;

*Definir un estilo personal es importante para reflejar nuestra personalidad  correctamente y exteriorizar de manera mas adecuada.

*En el guardarropas no pueden faltar las prendas básicas a las que podemos incorporar algún accesorio de tenencia para actualizarnos.  No se trata de comprar lo más caro o lo mas exclusivo, sino lo que mejor nos queda.

*Determinar que colores nos favorecen teniendo en cuenta nuestro tono de piel, cabello y ojos. Un color incorrecto nos resalta las imperfecciones y nos hace lucir agotados.

* Identificar nuestro tipo de cuerpo y elegir las prendas que mejor se adapten a nuestra morfología, ocultando debilidades y mejorando los aspectos positivos de nuestra figura.

* Los pequeños detalles hacen la diferencia por esto una prenda  sin arrugas,  unos pantalones con un ruedo bien definido o unos zapatos bien lustrados, hablan de tu personalidad. Lo mismo ocurre con el cabello, las uñas y la postura.

*Focalizar en tus cualidades en lugar de tus defectos.  Los estereotipos de belleza están muy alejados de la realidad y generan  frustración. Nuestro estilo se debe acomodar a nuestra personalidad, y en base a esto, debemos escoger las prendas, maquillaje y peinados que nos hagan sentir más seguros y confiados para nuestras tareas cotidianas.

«Aprender a amarse a uno mismo, obra verdaderos milagros»

Deja un comentario