El correcto tono de cabello

De vez en cuando, las mujeres solemos sentir la necesidad de cambiar radicalmente nuestro corte y color base de cabello. Si bien es bueno atreverse y salir de la monotonía de nuestro peinado se debe aprender a utilizar los tonos que más nos favorecen, en lugar de correr tras la tendencia de moda.

El tono de cabello siempre debe elegirse en sintonía a nuestro color de piel y ojos. A grandes rasgos podemos explicar que existen mujeres de piel fría que tienen un contraste llamativo entre la piel y el cabello. La piel suele ser clara con aspecto tipo porcelana, rosada o beige grisáceo, también puede ser  un tono oliváceo o moreno muy oscuro. La piel cálida suele tener poco contraste entre piel y cabello. Se caracteriza por tonos como el beige claro, beige aduraznado o negra rojiza. Aveces se acompaña con pecas,y suele broncearse con más facilidad.

       Ejemplo de piel fría
 Ejemplo  de piel cálida 
En una piel fría los tonos ceniza, castaño oscuro, caoba y cobrizo son los más favorecedores. En una piel cálida los tonos que más favorecen son rubio dorado, rojizo, rubio cobrizo, caoba, castaño claro, evitando el tono ceniza que opaca la luz natural de la piel.

Tono castaño oscuro – Piel fría
Tono rubio cobrizo – Piel cálida
Es muy importante utilizar el tinte correcto para que la piel se ilumine y se vea radiante, de lo contrario, se opaca resaltando imperfecciones y provoca un aspecto fatigado. Recomendamos realizar un test de colorimetría para poder definir cuál es la paleta de colores adecuada que debes utilizar cerca de tu rostro, resultando indispensable para no equivocarnos a la hora de seleccionar el tono de maquillaje y la combinación de prendas o accesorios.

Deja un comentario