Construyendo nuestra imagen

Nuestra imagen personal se compone de nuestra apariencia física, nuestros pensamientos y nuestra armonía espiritual, por esto debemos aprender a alimentar nuestra mente con pensamientos positivos y nuestra alma con sentimientos de felicidad, logrando poco a poco, un perfecto equilibrio físico y emocional.

Las cuatro leyes de la espiritualidad;

Todo lo que llega a nuestras vidas, cada situación por la que pasamos, es por algún motivo. En la India enseñan las “cuatro leyes de la espiritualidad” que hablan justamente sobre esto.

La primera dice “La persona que llega es la persona correcta“, es decir que nadie llega a nuestras vidas por casualidad, todas las personas que nos rodean, que interactúan con nosotros, están allí por algo, para hacernos aprender y avanzar en cada situación.

La segunda ley dice “lo que sucede es la única cosa que podía haber sucedido”. Nada, pero nada, absolutamente nada de lo que nos sucede en nuestras vidas podría haber sido de otra manera. Ni siquiera el detalle más insignificante. No existe el: “si hubiera hecho tal cosa…hubiera sucedido tal otra…”. No. Lo que pasó fue lo único que pudo haber pasado, y tuvo que haber sido así para que aprendamos esa lección y sigamos adelante. Todas y cada una de las situaciones que nos suceden en nuestras vidas son perfectas, aunque nuestra mente y nuestro ego se resistan y no quieran aceptarlo.

La tercera dice: “En cualquier momento que comience es el momento correcto”. Todo comienza en el momento indicado, ni antes, ni después. Cuando estamos preparados para que algo nuevo empiece en nuestras vidas, es allí cuando comenzará.

Y la cuarta y última: “Cuando algo termina, termina“. Simplemente así. Si algo terminó en nuestras vidas, es para nuestra evolución, por lo tanto es mejor dejarlo, seguir adelante y avanzar ya enriquecidos con esa experiencia.

“Que haya paz interior. Que confíes en que eres exactamente aquello que estás destinado a ser. Que no te olvides las infinitas posibilidades que nacen de la fe en ti mismo y los demás.  Que puedas usar los dones que has recibido y pasar el amor que has recibido. Que puedas estar contento con vos mismo del modo en que sos. Que este conocimiento se asiente en tus huesos y permita a tu alma la libertad de cantar y bailar, rezar y amar.”

Textos Anónimos



Categorías: MC

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s